Pasando el tiempo con los vídeos xxx

Amig@s, ya hace un tiempo que no salgo en piragua, porque la maldita gripe ha caído en mí como una maldición, y justo después de acabar las fiestas navideñas. Así que me he tenido que quedar en casa, sudando como un pato bajo un montón de mantas, con la cabeza embotada y mucho tiempo libre para aburrirme.

Así que, como no he podido disfrutar de mi mayor afición, he tenido que tirar de la segunda, y en cuanto he podido moverme un poco me he traído el pc a la cama y me he hecho una antología de vídeos porno, que desde hace días veo y otra vez (la tablet es más manejable, pero la pantalla se me queda pequeña para estos menesteres, jeje). Y me ha encantado poder revivir esas viejas películas que me acompañaron en años más mozos, y cómo no, conocer a nuevas estrellas que parecen estar más buenas que las anteriores.

Y que conste que aunque no soy de esos que piensan que cualquier tiempo pasado fue mejor, os diré que no veo que en el porno se evolucione demasiado, la verdad; aunque me encanta ver a nuevas actrices en auge realizando sus mejores escenas e intentando hacerse un hueco en el mercado, fríamente tengo que decir que no innovan demasiado con respecto a sus antecesoras: están más operadas, más trabajadas, más depiladas, pero poco más.

Aunque claro, puede ser que no sea muy objetivo en ese aspecto, porque cuando uno lleva tantos años como consumidor de vídeos porno, ya es difícil que se sorprenda con nada, a no ser que te pongas uno de estos de sexo extremo, en el que le atan la polla al protagonista o le pinchan los pezones a la actriz principal con pinzas de la ropa.

Yo no soy muy aficionado a ese tipo de  porno, aunque oye, para gustos los colores, pero podría tragar con él si fuera necesario para pasar un rato ameno y conocer cosas nuevas, por qué no; ahora, que otras prácticas que ahora parecen estar de moda, como la coprofobia o cosas así, ahí ya sí que no podría entrar.

A veces me pregunto cómo hemos llegado a considerar erótico que una persona le cague a otra, no sé si es que ya a mi edad no estoy para experimentos nuevos, pero no me cabe en la cabeza. A veces lo he hablado con mis colegas del chat, y ellos tampoco son aficionados a estas prácticas, no sé si porque más o menos todos son de mi edad y gustos, o porque somos un grupo raro y carca, que todo podría ser, jajaja.

En fin, que lo mismo no puedo hablar muy alto, porque si la gripe me sigue dando caña, puede ser que siga tanto tiempo en cama que al final el aburrimiento pueda conmigo, y empiece a buscar por internet porno de este asqueroso, aunque sea por variar un poco. Quién sabe, lo mismo descubro otros horizontes sexuales, ¿no creéis, amig@s?