Pasión tardía por las piraguas

Es curioso cuando uno echa la vista atrás y ve todo lo que ha progresado en la vida, normalmente nos fijamos más en nuestros fracasos que en nuestros éxitos y es que el ser humano tiene un afán de superación innato que no le permite relajarse.

A mis 50 años jamás habría pensado que terminaría siendo un fanático de las piraguas y que sería el motor de mi vida, con 20 años apenas sabía nadar y le tenía un pánico terrible al agua, pero por casualidades de la vida con 42 años y recién divorciado conocí a la que ahora es mi pareja, una instructora de piragüismo que me introdujo en este mundo tan apasionante.

Llevar una piragua no es solo ir montado en una canoa y bajar por ríos caudalosos repletos de piedras y obstáculos, el contacto con la naturaleza, sentir el aire en la cara, acabar empapado y superar los retos hacen que esta práctica sea muy gratificante y cada vez que llego a casa después de haber pasado todo el día en la montaña, uno se siente realmente bien y totalmente renovado.

Ésta es una práctica que requiere de mucho esfuerzo y te tiene que gustar, aunque uno nunca sabe qué es lo que más le apasiona en la vida hasta que no lo prueba y ahora entiendo muchas cosas que antes desconocía simplemente por miedo y porque me faltaba ese empuje que tiene mucha gente innato que hace que quieran probar experiencias nuevas constantemente.

Aún tengo mucho que aprender y aunque ya llevo 8 años practicando este deporte no creo que esté capacitado para dar clases, pero lo que si puedo y debo es recomendaros que hagáis una escapada ya sea solos o en familia y disfrutéis de esta actividad al aire libre siempre con un profesional delante, después estoy convencido de que no podréis dejar de ir al menos una vez cada mes.

En este blog os hablaré ya no solo de esta modalidad, sino de mis grandes pasiones en general y aunque ésta supera al resto, pienso que mi vida es muy emocionante y cualquier cosa me parece interesante, no por cumplir años uno tiene que dejar de interesarse por las cosas y cuando te haces mayor las vives con más intensidad.

Os puedo adelantar que para mi siguiente post os hablaré de algo que seguro os gusta o interesa a todos y que todos los días hacéis uso de él, si amigos, se trata del porno, otra de mis grandes aficiones que me lleva muchas horas del día y es que las tías buenas son mi debilidad, pero lo dejo aquí porque no quiero desvelaros más ;D…