Las relaciones sexuales en el agua

Hoy vamos a hablar de un tema un tanto espinoso. A todo el mundo le da cierto morbo practicar el sexo dentro del agua, pero son pocos los que lo reconocen. Además, por lo visto a la mayoría de la gente le gusta practicarlo en sitios donde pueden ser descubiertos, como por ejemplo en la playa.

Todos sabemos que una piragua es demasiado inestable como para poder practicar sexo, pero hay más opciones. Solo tienes que ver este vídeo:

Aunque no se ve nada sexual, todos sabemos que esa pareja está practicando sexo dentro del agua. Lo peor de todo es que están rodeados de gente y posiblemente piensen que nadie se da cuenta… pero esos movimientos son muy característicos, tanto que es imposible no darse cuenta si los ves.

Personalmente yo prefiero en lugares más apartados, como en alguna cala semi desierta o tal vez en algún río. Siempre hay algún remanso en el que puedes estar tranquilo y tener una relación sexual bastante plena.

Otra solución es que, si tienes piscina, puedes practicarlo siempre que quieras dentro del agua. Es posiblemente la mejor de todas las soluciones pues estás tranquilo con tu pareja en un ambiente ideal, fuera de estrés y de miradas indiscretas. Pero si lo que te llama la atención es el hecho de que te puedan descubrir pierde ese aliciente.

En este vídeo de youtube por ejemplo nos dicen varios consejos para practicar el sexo dentro del agua:

Si quieres ser un experto en el tema y te apetece hacerlo como es debido tal vez necesites ver entero el vídeo. Tranquilo, no tiene nada pornográfico, simplemente es más bien educativo… lo que podríamos llamar educación sexual.

También hay otra modalidad de sexo acuático, y es el sexo debajo del agua. Para ello os pasamos este enlace donde dicen como hay que hacerlo sin correr ningún tipo de peligro, ya que como supondrás, hacerlo bajo el agua conlleva algún pequeño riesgo.

Si después de esto sigues interesado en practicarlo, debes saber que lo primero de todo es conseguir una pareja para hacerlo :p. Si ya la tienes adelante, te lo pasarás bien!

Pasando el tiempo con los vídeos xxx

Amig@s, ya hace un tiempo que no salgo en piragua, porque la maldita gripe ha caído en mí como una maldición, y justo después de acabar las fiestas navideñas. Así que me he tenido que quedar en casa, sudando como un pato bajo un montón de mantas, con la cabeza embotada y mucho tiempo libre para aburrirme.

Así que, como no he podido disfrutar de mi mayor afición, he tenido que tirar de la segunda, y en cuanto he podido moverme un poco me he traído el pc a la cama y me he hecho una antología de vídeos porno, que desde hace días veo y otra vez (la tablet es más manejable, pero la pantalla se me queda pequeña para estos menesteres, jeje). Y me ha encantado poder revivir esas viejas películas que me acompañaron en años más mozos, y cómo no, conocer a nuevas estrellas que parecen estar más buenas que las anteriores.

Y que conste que aunque no soy de esos que piensan que cualquier tiempo pasado fue mejor, os diré que no veo que en el porno se evolucione demasiado, la verdad; aunque me encanta ver a nuevas actrices en auge realizando sus mejores escenas e intentando hacerse un hueco en el mercado, fríamente tengo que decir que no innovan demasiado con respecto a sus antecesoras: están más operadas, más trabajadas, más depiladas, pero poco más.

Aunque claro, puede ser que no sea muy objetivo en ese aspecto, porque cuando uno lleva tantos años como consumidor de vídeos porno, ya es difícil que se sorprenda con nada, a no ser que te pongas uno de estos de sexo extremo, en el que le atan la polla al protagonista o le pinchan los pezones a la actriz principal con pinzas de la ropa.

Yo no soy muy aficionado a ese tipo de  porno, aunque oye, para gustos los colores, pero podría tragar con él si fuera necesario para pasar un rato ameno y conocer cosas nuevas, por qué no; ahora, que otras prácticas que ahora parecen estar de moda, como la coprofobia o cosas así, ahí ya sí que no podría entrar.

A veces me pregunto cómo hemos llegado a considerar erótico que una persona le cague a otra, no sé si es que ya a mi edad no estoy para experimentos nuevos, pero no me cabe en la cabeza. A veces lo he hablado con mis colegas del chat, y ellos tampoco son aficionados a estas prácticas, no sé si porque más o menos todos son de mi edad y gustos, o porque somos un grupo raro y carca, que todo podría ser, jajaja.

En fin, que lo mismo no puedo hablar muy alto, porque si la gripe me sigue dando caña, puede ser que siga tanto tiempo en cama que al final el aburrimiento pueda conmigo, y empiece a buscar por internet porno de este asqueroso, aunque sea por variar un poco. Quién sabe, lo mismo descubro otros horizontes sexuales, ¿no creéis, amig@s?

Mi pasión por el mundo XXX

Y como lo prometido es deuda, aquí estoy otra vez con vosotr@s, cumpliendo mi promesa de hablar de otra de las grandes pasiones de mi vida: el porno. Escribo este artículo en la seguridad de que no estoy solo en esta afición, más bien al contrario, y de que gozará de muchos más adeptos que las piraguas, jeje. Así que dejad que os cuente mi experiencias en este sentido.

Ya os he contado cuánto me gustan las mujeres; esto ha sido desde siempre y con la edad lo único que he conseguido es hacerme menos exigente al respecto; me gustan de todas clases y de todas las edades: jovencitas, maduras, entremedio, ya con arrugas… De hecho, mi afición a las féminas fue lo que acabó con mi matrimonio, pues le era infiel a mi mujer a mi mujer un día sí y otro también, y claro, al final ella ya no lo soportó más; es por eso que no hubo grandes discusiones a la hora del divorcio, lo hicimos lo más civilizadamente que pudimos y ahora ya no nos vemos nunca, gracias a que no llegamos a tener hijos, y sabiendo que no le hice la vida nada fácil.

Pero como el primer paso es reconocer los fallos, con mi actual pareja la cosa es diferente. Me he propuesto serle fiel en la medida de lo posible, pero claro, la cabra siempre tira al monte, y al no poder ir de flor en flor como antaño, ahora tiro más que nunca del sexo en vivo gratis. Es curioso porque en mi juventud no me llamaba demasiado la atención el porno amateur; disfrutaba más con esas espectaculares actrices porno que muchas veces eran folladas por tíos normales y corrientes, y me imaginaba que a mí podía pasarme lo mismo, ya que no soy precisamente un adán aunque tengo mis encantos.

Pero ahora me pirran más los vídeos de porno xxx casero. Qué queréis que os diga, debe ser cosa de los años, pero me atraen esas mujeres normales y corrientes que lo mismo te hacen un asado, que de pronto te lo sirven vestidas de pornochacha y enseñándote los jamones con descaro; a mí nunca me ha pasado, y por eso me excita imaginar que mi pareja me lo hace cualquier día. Es verdad que este tipo de porno está más que preparado, pero es su esencia lo que me gusta, el imaginar que cualquier mujer que te encuentras por la calle pueda convertirse en una de estas hembras pornográficas sólo con tener una cámara delante.

No penséis por esto que mi vida sexual no es satisfactoria. Vivo con una mujer apasionada y con pocos remilgos para el sexo, pero aunque suene mal, eso no me llena totalmente. Ella nada sabe de mi afición a esta clase de vídeos, ni imagina que es así como evito mis instintos infieles, aunque sabe las razones que me llevaron al divorcio (aunque no en profundidad, por supuesto). Espero que llegue el día en que todo esto me haga pensar si no será también una forma de engaño y de ponerle los cuernos, cuando me haya reformado un poco; pero pienso que todavía no he cumplido los años necesarios, o al menos aún no se han apagado mis ansias de mujeres, así que por ahora prefiero seguir así, con mis pequeños secretillos que no hacen daño a nadie y que hace que la felicidad en casa siga siendo duradera.

Tengo un grupo de amigos con el que comparto esta afición, comunicándonos online y comentando sobre el tema siempre que nos apetece. Y ahora, también comparto mis vivencias en este blog, en el que espero me sigáis visitando.

Pasión tardía por las piraguas

Es curioso cuando uno echa la vista atrás y ve todo lo que ha progresado en la vida, normalmente nos fijamos más en nuestros fracasos que en nuestros éxitos y es que el ser humano tiene un afán de superación innato que no le permite relajarse.

A mis 50 años jamás habría pensado que terminaría siendo un fanático de las piraguas y que sería el motor de mi vida, con 20 años apenas sabía nadar y le tenía un pánico terrible al agua, pero por casualidades de la vida con 42 años y recién divorciado conocí a la que ahora es mi pareja, una instructora de piragüismo que me introdujo en este mundo tan apasionante.

Llevar una piragua no es solo ir montado en una canoa y bajar por ríos caudalosos repletos de piedras y obstáculos, el contacto con la naturaleza, sentir el aire en la cara, acabar empapado y superar los retos hacen que esta práctica sea muy gratificante y cada vez que llego a casa después de haber pasado todo el día en la montaña, uno se siente realmente bien y totalmente renovado.

Ésta es una práctica que requiere de mucho esfuerzo y te tiene que gustar, aunque uno nunca sabe qué es lo que más le apasiona en la vida hasta que no lo prueba y ahora entiendo muchas cosas que antes desconocía simplemente por miedo y porque me faltaba ese empuje que tiene mucha gente innato que hace que quieran probar experiencias nuevas constantemente.

Aún tengo mucho que aprender y aunque ya llevo 8 años practicando este deporte no creo que esté capacitado para dar clases, pero lo que si puedo y debo es recomendaros que hagáis una escapada ya sea solos o en familia y disfrutéis de esta actividad al aire libre siempre con un profesional delante, después estoy convencido de que no podréis dejar de ir al menos una vez cada mes.

En este blog os hablaré ya no solo de esta modalidad, sino de mis grandes pasiones en general y aunque ésta supera al resto, pienso que mi vida es muy emocionante y cualquier cosa me parece interesante, no por cumplir años uno tiene que dejar de interesarse por las cosas y cuando te haces mayor las vives con más intensidad.

Os puedo adelantar que para mi siguiente post os hablaré de algo que seguro os gusta o interesa a todos y que todos los días hacéis uso de él, si amigos, se trata del porno, otra de mis grandes aficiones que me lleva muchas horas del día y es que las tías buenas son mi debilidad, pero lo dejo aquí porque no quiero desvelaros más ;D…